Escrito por Xabier Lapitz en Deia:

“Pues va a ser que lo tienen complicado aunque la solución fuera sencilla: según los propios estudios que manejó el Gobierno vasco, basta con ampliar en 250 metros cuadrados el actual centro de educación infantil para que el alumnado siga allí. Por medio, una dación del Obispado para construir ese centro infantil de carácter público y un colegio religioso concertado, San Viator, que de hecho es el único en el que más allá de los cinco años puede el alumnado de la localidad estudiar sin desplazarse a otro municipio. ”

Para leer la noticia haz clic aquí