EHIGE ha votado en contra del dictamen del Consejo Escolar de Euskadi sobre el documento “Bases para el Acuerdo por la Educación” y ha emitido un voto particular porque considera que:

El documento no es válido como punto de partida para una futura Ley Vasca de Educación porque es limitado e insuficiente, ya que no aborda temas fundamentales como son: la definición del modelo educativo, el papel de la Educación Pública y su financiación.

Estas cuestiones son prioritarias y no se pueden posponer a una fase posterior como si se tratara de cuestiones de segundo orden.

-Estos son los puntos que consideramos imprescindibles para lograr un acuerdo:

  • Analizar la organización actual del sistema, el statu quo y sus consecuencias. El statu quo de nuestro sistema educativo no se ha sometido a debate. En este sentido, nos preocupa que el documento no nombre ni una sola vez a la escuela pública. La Educación es un derecho reconocido que sólo los poderes públicos tienen la capacidad de garantizar.
  • Revisar el modelo de financiación. Se deben revisar las políticas educativas presupuestarias que durante años han consolidado un modelo educativo alejado de la mayoría de los sistemas europeos. Debe analizarse el recorrido de la política presupuestaria de la última década ya que ha favorecido el crecimiento de la educación privada, mientras las políticas de ajuste se han aplicado al sector público.
  • Dar una respuesta adecuada a la diversidad. Un pacto debe plantear el acceso a la educación en condiciones de igualdad y atender de manera equitativa la creciente diversidad social, económica, étnica, lingüística, cultural e individual.
  • Todo ello partiendo de un diagnóstico compartido de nuestro sistema educativo. Un pacto debe comenzar con un acuerdo o consenso sobre la situación actual y lo que queremos para el futuro. Debe reconocerse el papel vertebrador de nuestra sociedad ejercido por la Escuela Pública Vasca y se debe analizar el camino recorrido desde la ley del 93 y los cambios sociales y legislativos. Debe al mismo tiempo analizar las restricciones del marco educativo estatal y el modelo público de cuerpos docentes.

Apostamos por un nuevo modelo educativo para la cohesión social e inclusión educativa. Entendemos que el proceso de elaboración de una nueva Ley de Educación debe ser una oportunidad para reformar el sistema educativo actual y construir otro que supere las limitaciones y debilidades del anterior, que contribuya eficazmente a compensar las desigualdades que existen hoy en día, y que asegure una educación integral de calidad para todas y todos. En este sentido, deben anteponerse los objetivos de mejora social que urgentemente necesita la sociedad a los intereses corporativos ideológicos, políticos y/o de segregación social. Para ello necesitamos diseñar nuevas políticas que respondan a estos nuevos retos, y que cambien el statu quo actual.

Por último, EHIGE quiere aclarar que ha participado en todo el proceso de debate del CEE, por responsabilidad como miembros de dicho órgano de representación de la comunidad educativa.