EHIGE manifiesta su profunda preocupación por las manifestaciones realizadas por la Consejera de Educación en la Comisión de Educación del Parlamento vasco de este miércoles.

La relevancia de los datos del Informe PISA 2015 y el impacto que ha generado en nuestra sociedad, exigen un análisis riguroso y honesto de nuestro sistema educativo. La Consejera, en su intervención, defrauda completamente porque no profundiza ni en las causas, ni en las necesidades, ni en los retos que tiene nuestro sistema educativo, desviando deliberadamente el  foco de atención.

  • Los resultados de PISA de anteriores ediciones ya constataban las debilidades del sistema educativo vasco, y en el informe de 2015 esta realidad se agudiza de forma alarmante. ¿Cuáles son las medidas que se han puesto en marcha para corregir estas deficiencias? Pero es que además, no solamente se debe de actuar en las cuestiones que evalúa PISA. ¿Qué ocurre con el resto de competencias?. No se pueden tomar medidas únicamente para mejorar en Ciencias, Matemáticas y Lectura. De seguir ese criterio, estaríamos descuidando la educación integral de nuestras hijas e hijos y desatendiendo competencias tan necesarias para su formación integral (sociales, afectivas, emocionales, etc.).
  • Uno de los mayores retos que tiene nuestro sistema educativo es el de la atención a la diversidad. El sistema educativo que se está conformando estos últimos años no es inclusivo, y así lo hemos denunciado en reiteradas ocasiones. La segregación afecta al conjunto del sistema educativo, no a unos centros solamente. La pasividad con la que los responsables educativos observan este problema, da cuenta de la falta de sintonía que hay con docentes y agentes educativos. Sin abordar debidamente y con los recursos necesarios este problema, no mejoraremos los resultados, segregando de forma clara y notoria al alumnado. Las medidas que se han tomado hasta ahora (Hamaika esku, II Plan de atención al alumnado inmigrante, etc.) son insuficientes.
  • Desviar el foco de atención hacia las y los docentes es sencillamente intolerable. El profesorado es el que trabaja diariamente con nuestros hijos e hijas y el que mejor conoce las necesidades y carencias del sistema. Los planes de formación son previos e independientes de los resultados PISA y son responsabilidad del Departamento de Educación.
  • No se pueden aprovechar los malos resultados de PISA 2015 para poner en valor Heziberri, que no cuenta con consenso político ni social y que ha sido criticado por los agentes de la pública porque no responde a las necesidades de la escuela pública. Necesitamos planes consensuados política y socialmente.
  • Las familias son un elemento fundamental e imprescindible en la mejora del sistema educativo pero, curiosamente, se legisla en contra de garantizar su participación, y se recortan los recursos hasta extremos que imposibilitan la realización de su tarea. Es imprescindible poner en marcha una política seria de incorporación de las familias al sistema educativo y dejarnos de discursos vacíos de contenido.