A un mes de que finalice el año 2015, el Departamento de Educación del Gobierno vasco no ha resuelto la convocatoria de subvenciones para las asociaciones de madres y padres, lo que supone en la práctica que el movimiento de madres y padres no recibirá hasta 2016 la subvención que le corresponde por las actividades realizadas en 2015.

El retraso en la concesión de estas subvenciones, al que tenemos que añadir el recorte del 50% sufrido desde 2009, coloca al movimiento de madres y padres en una difícil coyuntura.

Aunque la Ley de la Escuela Pública Vasca recoge la obligación de la Administración educativa de “apoyar la constitución y el funcionamiento de asociaciones de padres y madres, federaciones y confederaciones a través del establecimiento de mecanismos de financiación para su consolidación y desarrollo”, estos atrasos y recortes no hacen más que dificultar la participación de las familias en la educación de sus hijas e hijos, factor clave para el éxito escolar.

Ahora que se están dando pasos hacia una Ley Vasca de Educación, exigimos al Gobierno vasco que las AMPAs y federaciones sean reconocidas como agentes educativos, posibilitando por tanto su existencia y mantenimiento mediante una financiación pública acorde a la financiación que recibe el sistema educativo.B_dirulaguntza_galdera