El lema que hemos elegido para este año es “Josi eta josi”, porque queremos poner en valor el compromiso de la Escuela Pública Vasca por una sociedad vasca cohesionada y los centros públicos de Vitoria-Gasteiz son un buen ejemplo de ello. Solo desde lo público se puede lograr un sistema educativo inclusivo.

Queremos asimismo agradecer el compromiso del profesorado que trabaja día a día a favor de la Escuela Pública Vasca.

La diversidad y la equidad son los retos más importantes  que debe  afrontar la educación en los próximos años. Si no se aborda adecuadamente la diversidad, se resiente la equidad, y se hace visible el desequilibrio del sistema educativo.

No es aceptable que  en un sistema educativo con el nivel  de concertación existente, la escolarización de la diversidad recaiga mayoritariamente en la educación pública

Si  los centros privados financiados y sostenidos con fondos públicos no contribuyen en la proporción que les corresponde con los objetivos comunes que la sociedad demanda , el sistema no es equitativo.

Somos conscientes de la complejidad que conlleva gestionar la diversidad en el ámbito educativo. Sabemos que cada situación requiere una actuación diferente y que revertir este desequilibrio no se consigue de forma inmediata .

En ese sentido, el II Plan de escolarización de alumnado inmigrante incorpora aspectos que valoramos positivamente, pero en su conjunto insuficiente. Si la medida de mayor calado de este plan es la reserva del 10% de la matrícula fuera de plazo, el desequilibrio no se corregirá. Y si su intención es depositar en la educación pública la responsabilidad de escolarizar la diversidad,  es cuestionable la función  de la concertación en nuestro sistema educativo.

Plantear la diferencia entre público y privado en términos de superación es un intento baldío. Son realidades diferentes  que responden a intereses diferentes y que en ningún caso ni se  deben de igualar, ni deben tener una misma consideración legal. Por consiguiente, si en el horizonte próximo se va a debatir un nuevo marco legislativo, la nueva Ley de Educación deberá despejar cualquier duda y recoger con total claridad que la educación pública es el eje vertebrador y prioritario del sistema educativo vasco.